24 de agosto de 2010

¿SABER LO QUE HACER?

Hace ya, algo más de dos años y antes de mi operación, pase la semana, sin duda, más dificil de mi joven vida. Me enfrentaba a momentos complicados, una operación muy delicada, y el miedo se asomaba diariamente a mi mente, aunque los beneficios eran infinitos, mi cabeza solo recordaba mis miedos, que no son pocos.
Me dió por escribir, reflexiones absurdas, pensamientos abtrastos, que me hacían más daño, pero sin duda, me tranquilizaban.
Quiero compartir con vosotros una muestra que marca, creo muy bien el bien y el mal en un mismo relato, el miedo a enfrentarme con la pasión de vivir, de obtener nuevos retos, que a día de hoy puedo decir que poco a poco voy consiguiendo, espero que, aunque no se disfrute os haga pensar.


Saber lo que hacer, no es lo mismo que hacer sin saber, cosas diferentes, aspectos de la vida fuera de todas formas, relaciones absurdas y desviadas. Saber lo que hacer, es una afirmación que siempre acaba por sorprenderme, llena de matices más o menos importante, como que tu vida es una mierda, tanto repites una frase que en el fondo acabas creyéndotelo, y en el fondo sabes que es mentira, ¿sabe alguien lo que hacer en cada momento?, yo no, ¡mentira!.
La cabeza repleta de pensamientos fuera de tono, sobresalientes las ideas torpes, que no me dejan ser el superhombre que siempre he creído.
No saber lo que hacer, es signo de agobiamiento intelectual, con ganas de todo menos de nada, con números rojos en entusiasmo y con pérdidas en felicidad. Una felicidad plena, larga y brillante que se rompe y disminuye por la torpeza de caminos con trampas, con viajeros mediocres, caminos nuevos, proyectos nuevos, compañeros de viaje muertos, lastres humanos que no me dejan andar, soñar, vivir. Me ronda la cabeza ideas negras, de dejar esta vida, y dedicar la nueva a soñar de nuevo, a vivir con quien me sume y no me reste, apartar del camino las trampas, los torpes y los mediocres, que no dejan abrirme camino y sacar la cabeza por encima del cuerpo.
Dejar la vida para saber lo que hacer. Acción plena sí, pero ¿satisfactoria?, ¿lograre la plenitud?, ¿lograre la felicidad nueva?, quizás no, pero será una acción nueva de ataque, contra los que no me dejan pensar. Volveré a pensar, a sentir, a amar, volveré a correr sin mirar atrás, si hace falta, volveré a correr con la sonrisa en los labios. Correré, una, dos, tres, las veces que haga falta, toda mi vida estará llena de nuevas vidas, de carreras absurdas, de huidas sin retornos sin querer.
Saber lo que hacer, no es correr por correr, no es huir por huir, no es dejar atrás los miedos que me persiguen es enfrentarme y batallar, batallar siempre, con firmeza, con ideas nuevas, sin apoyos sí, solo y con fuerza.
Ahora empiezo a ver la luz. Saber lo que hacer, hacer las cosas bien, luchar, enfrentarme a mis problemas, sin huir, sin correr, saber lo que hacer con mi vida, es luchar por ella por encima de trampas, ser más listo que mis compañeros de viaje, construir un nuevo camino sin baches, limpio, firme y nuevo, con ideales nuevos, pero con soledad extrema, ¿soledad?, quizás de todos las acciones, estar solo, es lo que más miedo me da, me devuelve el miedo a mi cabeza, no quiero estar solo, quiero luchas, nunca solo. La soledad no la soporto, quiero luchar, nunca solo, prefiero correr, huir, que aferrarme a una soledad extrema.
Saber lo que hacer en cada momento, no sé, pero si quiero luchar a vuestro lado, aunque me cueste la vida.

3 comentarios:

Leonidas dijo...

Hola buenas tardes ante todo.
Una mala experiencia por lo que veo, pero que hizo renacer tu espiritu de lucha, enfrentarte a la vida con otras armas antes desconocidas para ti, me alegro de que te enfrentaras a tus miedos, no todo el mundo tiene el valor de enfrentarse a ellos, de mirarlos cara a cara.
Te tengo que decir que no es malo haber pasado miedo, lo malo es vivir con ese miedo. Una vez te has enfrentado a él te das cuenta que no es más fuerte que tú, conocelo, entiendelo, abrazalo y matalo.Más adelante volverá a aparecer disfrazado con otra cara,con otro cuerpo, pero ya lo conoces, ya sabes lo que quiere, ya sabes que no debes dejarlo crecer, sabes que no debes alimentarlo y sabes que al final lo vencerás.
En cuanto a lo de saber lo que hacer en cada momento amigo, eso es arena de otro costal, no creo en ello, una vez uno dijo "al final, no os preguntarán que habeis sabido sino, que habeis hecho", simplemente hay que actuar teniendo en cuenta lo aprendido, de acuerdo a tus valores y a tus ideales, aún asi te equivocarás muchas veces.
Una vez oi hablar a una persona que debía de saber mucho, explicaba la diferencia entre buscar la felicidad en la vida y buscar la alegria en la vida, entonces entendí que no quiero vivir con felicidad,quiero encontrar la alegria en la vida, reconozco que será dificil.
Aun asi lucha por conseguir la felicidad, pero una te has marcado ese objetivo, has de recordar que es más bonito el camino que la llegada hasta el objetivo,no te pierdas todo lo que te rodea.
Me alegra que estes abierto a nuevos proyectos y que estes dispuesto a zarpar sin lastres, que te hagan pesado el camino, recuerda " el sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él",el problema es el siguiente ¿sabemos detectar nuestro particular hormiguero?.
PD. Nunca caminarás solo.

Juan Antonio Franco dijo...

El miedo es un signo de debilidad que tiene el hombre de enfrentarse a algo o a alguien. El miedo, es deseperación por no poder pasar la línea delgada que separa, la realidad de la ficcíón que uno no soporta.
Por eso cuando uno tiene miedo, lo primero que hace es huir, correr y no enfrentarse a él. Cuando uno hace lo que tiene que hacer, no es lo mismo que saber lo que se tiene que hecer, pero ahora he comprendido, que es lo que quiero hacer. Es simplenmente superación.
Estoy cumpliendo sueños y sobre todo gracias a saber lo que hacer. Pd. Gracias querido Leonidas por tu comentario, espero seguir compartiendo contigo, más debates y reflexiones. Un Saludo.

Leonidas dijo...

Buenos dias amigo.
He de decirte que no comparto tu idea sobre el miedo, para mi no es un signo de debilidad. El miedo es una emoción innata en el ser humano, nos hace estar a alerta sobre posibles riesgos, nos previene, es un mecanismo de protección muy util.
La cosa está en que tu inconsciente es el que detecta el miedo, pero tu consciente es el que tiene que regularlo y vencerlo si es necesario.
Para ello como tú bien has dicho está la SUPERACION, esa que te hará llegar donde tú elijas, "sabiendo siempre lo que tienes que hacer".
Un saludo y sigue cuidando el medio ambiente, un bien supremo por el que debemos luchar y que es más importante de lo que algunos quieren hacernos creer, dejándolo en un plano inferior.